jueves, 21 de julio de 2011

Vaya con Dios mi vida



Hay adioses para recordar y algunos para olvidar. Me encantan los primeros que casi siempre se expresan con un "hasta luego"  y un beso que viaja, una mano extendida, una sonrisa en la cara y una fecha para el reencuentro. 

A veces se dice, "hablamos" o "nos vemos": despedida indefinida, una vuelta inconcreta, un "te quiero" incierto pero siempre esperanzado.

Los peores adioses son los de la última vez: los eternos, los menos queridos, lo más temidos.

8 comentarios:

  1. Nunca suelo decir adiós, no me gusta, prefiero decir siempre "hasta luego".

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Dizer adeus eternamente doi demais.

    Um beijo
    oa.s

    ResponderEliminar
  3. Una fotografía y un velero preciosos, Pat.

    El día, triste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Soy espiritual y me comporto como materialista, soy religioso y no lo aparento, no soy filósofo, pero a veces me sale la filosofada. En ese sentido, leí el Código del Samurai, y me llamó la atención la parte que dice más o menos así: "al salir de casa, hay que despedirse como si se tratase de la última vez". Tengas un excelente día.

    ResponderEliminar
  5. los de la última vez son los más tristes. Pero tenemos que necesariamente pasar varias veces por ellos durante el transcurso de nuestra vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No adiós, tan sólo transición :)

    ResponderEliminar
  7. Me parece que todas las despedidas se llevan algo de uno; y también, dejan heridas.

    http://enfugayremolino.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Anónimo28/7/11 2:20

    Sintesis perfecta de lo que es un aDios... te has preguntado alguna vez por qué lleva dentro esa otra palabra tan "conflictiva"???? Dios... quizás tenga algo que ver...

    Nos vemos

    ResponderEliminar